20 de noviembre de 2008

RETADOR


Hace poco me crucé un imponente retrato del Papa Negro pintado por Baldomero Romero Ressendi en el blog Torear. Nunca había tenido noticia del artista y no me dio por profundizar en su obra. Ya les he dicho que estoy un poco vago. Sin embargo, el otro día recibí una inyección de fuerza a través de un texto de Tom Wolfe sobre la palabra pintada. Este me llevó a Richard Estes y Robert Bechtle, y de ahí fui cogiendo carrerilla: Claudio Bravo, Muñoz Vera, Naranjo y Antonio López. A esta altura devoraba imágenes. Luego de un salto a Lucian Freud y Francis Bacon. Y de repente (¡zas, en toda la boca!) Romero Ressendi. Me zambullí entre sus cuadros...
En la amplia obra de Romero Ressendi sobre Andalucía hay de todo, mejor y peor, pero hay una parte que me apasionó. Cuando no cae en el narcisismo sevillano y muestra la otra cara sureña de la moneda a tanto lunar, bata de cola y castañuelas. Cuadros de toreros oscuros, borrachos, deformes, viejos, encapuchados, públicos espectrales, animalizados, grotescos... Todo un submundo personal con el que me sentía extrañamente identificado y que me había sido escamoteado en favor de una postal barata de colores horteras. Por dentro me preguntaba por qué. Fue en ese momento cuando Manolo Sanlucar me dijo:

"Ressendi retaba mientras otros se dedicaban a complacer"

Siempre será una postura que me atraerá más. Retar. Sobre todo con la visión que tengo de lo que sucede a mi alrededor. Naufragio. Y lo mismo sucede con los toros. Creo que la fiesta no es un espectáculo complaciente. Es y debe ser un espectáculo retador. Como los cuadros de Romero Ressendi que me han gustado tanto...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya no te lee ni tu madre.Estás en horas bajas ,se han dao cuenta de la pedrada que llevas.
Perica colombia

Kaparra dijo...

He visto ahi 3 cuadros la mar de espresivos.

sol y moscas dijo...

Señorita perica colombia (qué ingenioso nombre, ¡guau!)... le dejo un texto de Juan José Millás que creo que viene al caso:

RESPUESTAS TIPO

"Si encierras en una jaula a una rana en celo y la abandonas en el jardín, enseguida estará rodeada de machos llegados de todos los confines del barrio. Entre esos machos asoma a veces un lagarto despistado, crápula, o curioso dispuesto a mojar. ¿Qué animal, de todo ese conjunto, llamaría nuestra atención? El lagarto, sin duda, por estar donde no debe. Ahora bien, si metemos en nuestra cabeza una frase interrogativa, enseguida aparecerán respuestas convencionales. Entre ellas, con suerte, veremos una contestación extraña, rara, que no pertenece en apariencia a la naturaleza o a la lógica de la pregunta. Ésa es sin embargo la contestación que interesa, entre otras cosas porque no abundan las respuestas raras, que son las verdaderamente productivas. El resultado de cruzar una rana hembra con una rana macho ya lo conocemos, es el de siempre. En ese cruce no hay progreso ni sorpresa, sólo una especie de círculo vicioso, un vuelta a empezar que ya fatiga. Lo interesante sería ver cómo se lo monta el lagarto, cómo reacciona la rana, y qué sale de ese apareamiento contra natura.

La pregunta frente a la crisis (¿cómo hemos llegado a esto?) ha atraído a miles de respuestas normales, respuestas macho, podríamos decir, cuyas pautas conocemos de sobra. Pero tales respuestas son improductivas porque equivalen a señalar que un kilómetro tiene 1.000 metros, y eso ya estaba contenido en la pregunta. Lo que a estas alturas necesitamos es una respuesta rara, inaudita, anómala, una respuesta original, que nos ayude a entender el desastre en el que braceamos con desesperación y quizá a salir de él. A ver si se le ocurre a alguien. Entre tanto, espanten de los alrededores de su cabeza a esas ranas macho que han acudido al olor de las feromonas y que buscan lo de siempre. Luego, como es habitual, si te he visto no me acuerdo".

La rana es los toros y yo el lagarto. No digo que vaya a salir nada en claro de todo esto. A lo mejor sólo un aborto... pero no lo puedo evitar: soy un crapula.

Sr Kaparra, en breve le mostraré la otra cara de Ressendi. A ver que le parece...

un saludo

Anónimo dijo...

Me parecen unos cuadros horribles, además no se distinguen de otros muchos de la escuela costumbrista sevillana. Y por favor, tenga cuidado a la hora de mencionar en un mismo texto a grandes artistas como Antonio López y Richard Estes al lado de obras mediocres.
Saludos.

sol y moscas dijo...

Uno hace lo que puede Sr Anónimo...