7 de marzo de 2012

SON LEGIÓN


Sí, es triste comprobar el éxito de la pura fórmula, de la comercialidad más descarada. Los ruedos están abarrotados de faenas de escaso mérito realizadas por individuos que posiblemente aprendieron la fórmula en espeluznantes escuelas taurinas, o por la tele... Pero no olvidemos que la maquinaria taurina se mueve en torno al público. Y la realidad es que existe un público no evolucionado, un público renuente a la variedad que demanda siempre lo mismo, lo que ya conoce. Y el nombre de este tipo de público es “legión”.

A Rafael Díaz Santander, de la editorial Valdemar, le casco la montera y muto sus palabras. En el fondo todos hablamos de lo mismo. Son legión.