17 de septiembre de 2007

LA SALVACIÓN


Heidegger solía citar el lúcido verso de Hölderlin: "Donde está el peligro, allí surge también la salvación". Ahora bien, cuando el peligro no comparece, cuando uno se cree a salvo, la necesidad de salvación permanece oculta: donde no hay peligro, tampoco hay salvación. Y esto es quizá lo que sucede en la Lidia actual... Con estos toros y este toreo de hoy en día, Dios no da gloria y bienaventuranza eterna a "naide".
La cosa está clara: la salvación de la fiesta se reduce a un toro bravo integro frente a un toreo puro sin alivios. Lo demás son posmodernidades...
Por eso, ahora que se va, propongo una oración por el toreo de Cesar Rincón... Dios nos pille confesados cuando no esté.



5 comentarios:

el papa negro dijo...

A LAS PARCAS

"Dadme un estío más, oh poderosas,
y un otoño, que avive miscanciones,
y así, mi corazón, del dulce juego
saciado, morirá gustosamente."

Una última esperanza mi señor SOLyMOSCAS, antes de echar el postrero cuarto a espadas y morir taurinamente con el recuerdo de un torero que nos volteó el corazon como una campana tocando a rebato.
Amen

Anónimo dijo...

Pues aunque sea triste, confesémonos YA y que se vaya mientras aún le quede algo de la ENORME DIGNIDAD que tuvo y sacó a pasear solamente este año en Sevilla...como ya han dicho otros No estaría mal que aunque fuera de paisano estuviera en otoño en las ventas para recibir el HOMENAJE de la afición.
Pgmacías

Rober dijo...

Que se vaya en paz porque este año...como dice Pedro sólo Sevilla. Daba pena ver a un torero como él pasando las de caín con la tnnta del bote.

Gonzalo dijo...

El mismo Hölderlin terminó diciendo:

"Sataunend seh´ich dich an, Stimmen und süssen Sang,
Wie aus voriger Zeit hör´ich und Saitenspiel,
Und vefreiet, in Lüfte
Fliegt in Flammen der Geist uns auf"

"Y te mirare absorto. Tu voz, y de tu lira
El dulce son, cual antes, aquí creeré escuchar;
Y, liberado, en llamas ardientes, nuestro espíritu
Hacia el azur del eter arrancará a volar"

sol y moscas dijo...

Gracias al señor Papa Negro y Gonzalo por sus poesias. uno por presentarme a Cloto, Láquesis y Átropos, el otro por completar el circulo...
Gracias a Don Pgmacias y a Rober por recordarme la cruda realidad con llanas palabras...
un saludo.