7 de marzo de 2008

DECORATIVOS


En los reportajes fotográficos de ciertas ferias sorprende ver, entre una mayoría de toreros pijoteros y bujarrones, una continua presencia de toros afeitados y babeantes, animales del espectáculo. No es necesario ser muy aficionado para sentir lo denigrante del papel. Completamente decorativo. "Señores ganaderos, no se dejen ustedes invitar a corridas decorativas", sería una buena consigna de aficionado; pero, ¡ay!, darse a conocer a todo el mundo, hacerse ver por todas partes, no dejarse olvidar ni un solo día, al precio de la propia dignidad, es la inhumana ley del éxito social, del triunfo público. ¡Conmigo tendrían que venir con semejante género de invitaciones, si fuese yo un ganadero y no la imagen viva de lo inutil! "¡ De toro decorativo, sería mi respuesta, se va a sacar a lidiar usted a su puta madre!".

1 comentario:

Anónimo dijo...

clap clap clap!!!