15 de diciembre de 2008

MIRADAS INICUAS




Félix de Azúa al visitar la cueva de Chauvet ha visto un inicuo paso primitivo en los dibujos de sus caballos. Imágenes perfectas de hace 32.000 años. ¿Por qué producirlas? ¿Con qué finalidad? (Les recomiendo que lo lean entero. Lo que voy a hacer yo ahora es una chapuza de pseudoresumen corta y pega que nos lleve a dónde quiero ir... a los toros, como siempre).

Azúa aventura una hipótesis: "las imágenes nacieron (y nacieron perfectas) cuando los humanos sintieron la irresistible necesidad de ver hacia fuera, de manera que se convirtieron en "el punto de vista", el lugar orográfico desde donde "se ve" (...) La máquina de construir mundos posibles se había puesto en movimiento y gracias a ella el mundo obligatorio, aquel al que habíamos sido condenados (lo que más tarde llamarán El Edén) se convertirá en un dominio controlado".
Y aquí viene el inicuo paso: "Representar caballos, bisontes, mamuts o cérvidos era rebajarlos de rango, reducirlos a unidades abstractas e intercambiables. Ya nunca más podríamos hablar de este caballo o aquel otro, entes tan perspicuos como tú y como yo. A partir de la primera imagen quedaba dominada la totalidad de los caballos".

"Para quien nunca conoció imágenes, los caballos y bisontes reales eran esplendores que se cruzaban algún día en su camino, sea galopando o ya muertos y con las entrañas humeantes, arrimados por los cazadores al poblado. Estos caballos y bisontes individuales eran escasos en la vida de cualquier niño y tan cercanos a la muerte como los humanos mismos que les daban caza. Hubo de haber un respeto profundo entre los mortales cazadores y aquellos otros mortales cuya carne les alargaba la vida. Por el contrario, para el niño que ya creció viendo bisontes y caballos en los muros de su hogar, los ejemplares vivos o muertos que se cruzaron en su camino eran sólo copias (o casos) de los verdaderamente únicos y reales caballos y bisontes que presidían el hogar. Las imágenes eran lo permanente. Sus copias vivas en el mundo, tan sólo formas efímeras que como sombras se cruzaban un instante con la luz solar para desaparecer de inmediato.

Una vez traspasada esa frontera, una vez admitida la impiedad original (obsérvese que esa impiedad no tiene lugar en el choque de un torero con la bestia singular que le ha tocado en suerte, la cual siempre tendrá la misma individuación y nombre propio que su matador, a diferencia de la res de matadero), una vez dado el paso fatal de dominar el mundo mediante representaciones y signos..." (el final del artículo aquí)

Leo esto mirando la foto de Rabosillo en Campos y Ruedos. Algunos verán algo brutal y falto de piedad. No entenderán ni comprenderán el profundo respeto que hacía este animal habrán sentido los portugueses que lo criaron en el campo, los vascos que lo conocieron y vieron morir en la plaza, el hombre que se jugó la vida con él y lo mató, el francés que lo inmortalizó... En fin, todos esos que lo han llamado alguna vez por su nombre. Algunos sólo verán una copia más de esos toros abstractos que no han visto en la vida, que le dan mucha pena y que pretenden colocar en reservas naturales-zoo al aire libre de visita guiada los fines de semana.


¡Va por ti Rabosillo!


Rabosillo, gran toro de Palha lidiado en Azpeitia en el 2007

6 comentarios:

javier dijo...

A mucha gente, lo que le falta, es sensibilidad para ver/entender una corrida de toros. Vuelvo a Bergamín:
http://torear.blogspot.com/2008/05/el-toro.html

Anónimo dijo...

Hace tiempo leí el artículo de Azúa. No me sorprende que sepa conectar con nuestra Fiesta.
Interesante la imagen que cuelga el Sr. Solymoscas, pues un grupo antitaurino podría usarla como ilustración de "nuestras salvajadas". Hay gente, incluso del mundo del toro, que consideraría esta foto del arrastre vomitiva: a mí me provoca mucha serenidad, y no deja de ser verdad, un momento más del rito del Toro. De hecho, tengo otra muy curiosa del arrastre de un Miura en Pamplona (creo que los amigos de "torear" la publicaron).
De aquí se sigue que la imagen "en sí" ( suponiendo que esto existiera) no es ni terrible ni bella, sino que todo depende del observador y por supuesto, de la filosofía y vivencias que configuran su visión.
Un abrazo, Desperdicios

sol y moscas dijo...

Sr Javier... Leyendo las reflexiones del sr Azúa al contemplar los caballos de Chauvet me vino a la cabeza el burdo post que hice tras mi visita a Altamira este verano. Ahora con el texto de Bergamín, con su forma de escribir, me dan ganas de parar esto del blog y dedicarme a leer exclusivamente una temporada...

(Pero no se me asuste... por ahora no lo voy a dejar... y gracias por el link)

Sr Desperdicios. En breve le dedicaré un post a la visión que tiene el sr Azúa de la fiesta de los toros. Le advierto, al lado suyo Tony Chofre, Navalón o Vidal parecen isidros de clavel en la solapa.
Sobre la imagen le digo lo mismo que sobre los toros: mueve a mi razón, a mis apetitos desordenados, a las pasiones de mi alma y a las concupiscencias de la carne.
Muchas otras cosas lo hacen también, pero no en este grado...

Un abrazo a los dos

Anónimo dijo...

Como bien dice usted, "Mueve a mi razón, a mis apetitos desordenados, a las pasiones de mi alma(...)" pero, y esto es lo importante, los mueve hacia una síntesis equilibrada y saludable a la que he llamado antes "serenidad".
Pocas cosas podrán agitar igualmente para bien su cuerpo, como bien apunta ud. de nuevo, porque en el resto de espectáculos y formas de ocio de nuestro tiempo la presencia de la muerte en todo su horror -no me valen el cine o la montaña rusa- ha quedado extirpada.
La Fiesta de los toros, por ello, no es un "bien estético" (¿?) más, sino una "necesidad ética" como apunta Gómez Pin, y por tanto "política", añado yo.
Otro abrazo, Desperdicios

ludo dijo...

señor solymoscas,
no se si lo conoce.

http://josebergamin.blogspot.com/

merece la pena acercarse y bajar hasta eso :

http://www.triunfodigital.com/mostradorn.php?a%F1o=XXVII&num=501&imagen=19&fecha=1972-05-06

(si no funciona el link, hay que buscarlo en "articulos de jose bergamin " )
si no , hay que tocar fondo del blog (pero se roza cima).

abrazo.

ludo

ps ; estoy con un comparsa buscando todo sobre camus aficionado. seguro que fue miembro del club taurin de paris. pero el club no ha guardao ningun archivo de esas epocas...como son los franceses, tan cartesianos, tan serios, tan conservadores, tan...me cago en ! pero seguimos pistas. de indios, claro, como dice mi amigo olivier : quien se atreveria hoy en dar el premio goncourt a un joseph peyré como se le dio a el para "sang et lumières" (1935). la bronca que se recibiria los jurados.lo repito :indios, somos indios)

sol y moscas dijo...

Coincido con usted sr Desperdicios. A mí también me producen "serenidad"... casi mejor llamarlo Ataraxia.
En cuanto a lo de necesidad ética... antes de responder su comentario me he cruzado con esta frase de casualidad:

"El que la profundice una vez, quedará a ella sujeto por toda la vida, no hay vicio mas dificil de desarraigar que la aficion a las corridas de reses bravas" (Bleu)

Las corridas de toros son vicio y ética, son una cosa y su contraria, son... son un secreto.

Sr Ludovic. Muchas gracias por los links. En breve cojeré la mochila y tiraré hacia la cima. Ya le contaré que impresión me produce los paisajes bergaminescos.

(Indios, talibanes, Sísifo... ¿alguno más?... parece que siempre nos toca perder. Es lo que pasa al enfrentarse al Imperio, a los Dioses...

Suerte en su rastreo del bufalo Camus. Espero sus noticias. ¡Qué nuestro pequeño dios le reparta suerte!

>Un saludo