9 de diciembre de 2008

SARDINAS



El maestro Rafael de Paula, el gitano del que escribieron que hacía la música callada del toreo, del que escribieron que convertía el arte de dominar un toro en sinfonía, ha dicho sobre Enrique Ponce lo siguiente (lo pueden ver ustedes aquí):

"¿Ponce?... sardinetas"

A mí las sardinetas del jerezano y el escándalo en la cara de Litri padre me han llevado, a través de los cuadros de Eduardo Arroyo, a las sardinas de Carmen Amaya en el Waldorf Astoria de Nueva York allá por el año 1941. La anécdota dice, para el que no la sepa, como Carme Amaya y su compañía fueron invitados a bailar en Nueva York, donde se hospedaron en el Waldorf Astoria. Al no gustarles la comida americana, decidieron acudir al Fishmarket (Mercado de pescado) a comprar sardinas y utilizaron los somieres de las camas como improvisadas parrillas. El suceso fue publicado en la prensa de la época y escandalizó a la sociedad neoyorkina.

Creo que hay un vínculo que provoca esta asociación de ideas. Creo que el vínculo es producido por gitanos geniales diciéndonos a la cara lo mediocres que podemos llegar a ser. A unos por indultar cabras y producir derechazos industrialmente, a otros por su elitismo de mierda basado en una cultura basura.

Y ellos, Rafael, Carmen, a su aire...




(Le agradezco a los flamencólicos, taurópatas o gitanófilos que pasan por aquí que me informen sí las imágenes o anécdotas expuestas les llevan a otro tipo de conclusión)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo por aquello del pecado, prefiero la carne en Viernes Santo, manías que tiene uno.

MANUEL ORTEGA

ludo dijo...

la vez que me hubiese encantao pasar una noche en un palacio de tan mal gusto como son esos hoteles de vip's seguro que sea esa noche de sardinas y cante.ademas, esas pescaitos asados tienen sabores a soleares del puerto :

"El día que me eches de menos,
tú vas a venir a buscarme,
compañera mi alma,
como un caballo sin freno.
Válgame Dios, compañera,
como un caballito sin freno."

caballo sin freno, si , asi era carmen amaya. libre.

un saludo fuerte, señor solymoscas.

ludo

sol y moscas dijo...

Válgame Dios, compañero Ludo... Ayer mismo escuchaba-sentía esta soleá de boca de don Tomás Pavón (soy así de rancio)... me vino a la cabeza este mismo cante hecho por el Chocolate. Caballo sin frenos. Lo que hay que escuchar. Todavía (este pasado fin de semana) dicen por ahí algunos que era un caballo sin freno galopando sobre el compás... Caballo sin freno, no. Caballo salvaje jondo hasta el tuetano.

Otro saludo fuerte para usted...

(Sr Ortega, no se preocupe, según el sacerdote Sergio Buenanueva (vocero del arzobispo de Mendoza José María Arancibia y director del seminario Nuestra Señora del Rosario): "Nadie se irá al infierno por eso"). Un saludo...