2 de octubre de 2007

LA TRINCHERA



Tirado en una trinchera el barro me ciega los ojos. Me limpio con la manga y me incorporo. Estoy rodeado de viejos soldados, y algunos que no lo son tanto. Sus rostros denotan cansancio y hastío. También, pasión y fanatismo ciego en la causa. Ya quedan pocas batallas tras una larga temporada... El frío llegará en breve y habrá que hacer una pausa en las hostilidades.

Camino por la trinchera con mi Mulo y el Legionario. El uno va dando coces a diestro y siniestro. El otro, a causa de una herida en la mano, sufre delirios con Morante de la Puebla. No deja de dibujar verónicas con su rifle, pintado en barroca manera, pero no es capaz de emitir ni una palabra. Me mira y señala con el dedo el panorama desolador frente a nosotros, sus ojos preguntan: ¿Dónde está la belleza?, ¿dónde quedó?.

Unos metros en línea recta, en la otra trinchera, estan formidablemente armados. Cañones que disparan bombas de metralla fabricada con esquirlas de pitón afeitado. También llueven granadas de gas estafa, infestan los campos de orejas - mina, y cargan con la caballería acorazada. Sin olvidar la guerra psicológica a traves de altavoces que emiten las tauromaquias de Mundochoto, 6chotos6, y el tomate... Pero sus soldados son babosas, y a corazones valientes nunca le pudieron bombas... O eso dice alguno que conozco que perdió la guerra.

En la mía, la actividad es frenética y yo estoy rodeado de bravos: por allí cerca está el Papa Negro, monje soldado que me inflama el corazón con sus discursos antes de la batalla, y junto a él, el Capitán Alatriste afilando la espada. También Agustín Hervás cantando por malagueñas rodeado de boquerones y soldados de Paracuellos. En el centro, siempre en primera línea, el pelotón de élite del Chofre con oficiales excelentemente formados en Madrid, Salamanca, Mérida y el País Vasco. Manon y Cordero asoman sus cámaras sobre los sacos de arena, para captar las atrocidades causadas por el enemigo, y cantar las azañas de los honrados. Detrás de ellos, Bastonito camina con un grupo de legionarios franceses armados hasta los dientes y con la mirada del kilómetro. Los hombres de Toro, torero y afición se mueven por toda la trinchera con sus silbatos llamando la atención a los resistentes e intentando la mejor coordinación de las defensas y los ataques. En una esquina, dos soldados con acento maño conversan socraticamente sobre la guerra. Otro me pasa un papel con informes del norte (Burgos), y justo entonces, segundos antes de la última carga del año, aparece la Condesa, regalando besos a los soldados antes de sacar un cuchillo de debajo de la liga, fiera donde las haya...

Todo está lleno de soldados. Soldados valientes con una causa. Pronto llegará el invierno y se hará un paréntesis... Con la primavera ellos seguirán aquí.

17 comentarios:

jabonero dijo...

Simplemente genial.

El invierno será duro, pero es el momento de aleccionar a los descarriados, el autobús sigue en la lucha, en la trinchera, en las tertulias, los tentaderos... no podemos bajar la guardia.

Saludos a todos

El Capitán Alatriste dijo...

Usted, señor Sol y Moscas, se supera cada día tanto en las trincheras, como en el albero de la plaza. Este invierno, no queda sino batirse. Un abrazo desde la retaguardia.

Costillares dijo...

Sigamos en el invierno defendiendo la trinchera y conquistando terreno al enemigo.

un abrazo.

Anónimo dijo...

¡es bárbaro, magistral!...me suscita que la "trinchera" = el autobús...que el silbato que porta el "douglas" = El Manifiesto, y la chapita de Urko... que las "cositas" que llegan por doquier = los "cariños" que nos envían los taurinos y taurineadores de todo tipo...¿pudiera valer?...pero RESISTIREMOS y SEGUIREMOS...EN RUTA.
Pgmacias

Anónimo dijo...

Despues de leerlo, sabemos que seguimos y seguiremos atrincherados y aunque las balas silben cerca y las granadas exploten a nuestro alrededor, no desfalleceremos.
No importa que la trinchera enemiga este llena de taurinos chupones y corruptos. Nosotros en la trinchera con hambre y frio, seguiremos en la lucha.

javier dijo...

gracias por la mención

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sol y moscas dijo...

Estaba en la trinchera, recibiendo las palmaditas en la espalda del resto del grupo, cuando apareció un amigo mio... Un tipo nervioso y delgado. Venía colocado y con una botella de vino. Empezó a insultarme. Después de un rato llegué a comprender de que iba todo aquello. Había oido sobre una conversación entre el capellán Papa negro y yo donde habiamos estado menospreciando a Morante de la Puebla, "su" Morante. Continuó tirandome vino por todas mis pertenencias y escupiendome... Al rato, conseguí calmarlo, que no convencerlo, diciendole mi verdad: Creo que es el único torero que merce la pena ver aunque no esté ante un toro integro... pero eso le quita muchos puntos... Al rato nos dimos un abrazo y se marchó deseandome buen viaje. Yo me puse a limpiar los desperfectos con un quitamanchas y luego me puse a preparar el petate. Me voy de permiso a Italia. Me perderé alguna de las últimas batallas del año... Ya saben que confío en ustedes.
Un saludo a todos, sobre todo al tipo nervioso y delgado que me puso todo esto perdido...

Anónimo dijo...

!!A ponerse todos las manos en los huevos mandando a la veronica!!

manon dijo...

Fantástico. No se me ocurre nada más que añadir.

Anónimo dijo...

No tengo palabras, gracias, Solymoscas por mencionar a servidora en ese pedazo de texto y, que conste, que en mi liga siempre irá oculta la última petaca de un buen brandy para usted. Avanti tutti, camaradas, que voy con todos ustedes a la trinchera que ordenen, con todos sin excepción, excepto uno. Las condesas somos así.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Enhorabuena!. Enorme artículo. Veo que no estamos solos. A batirnos en las trincheras, cámaras de fotos y vídeos en ristre, plumas afiladas y a por los golfos, adulteradores, destoreadores, ganaduros, taurinos y políticastros corruptos que parasitan a nuestra Fiesta

Saludos desde la resistencia de Málaga

Anónimo dijo...

En este momento en que las balas no silban por encima de muestras cabezas en La Trinchera de Paracuellos, aprovechamos para felicitar por tan magnifico escrito.
Hoy lo he leido en voz alta a la tropa y mucho me temo que esta misma tarde asaltaremos la trinchera enemiga.
Felicidades y salud.

Anónimo dijo...

En pie, famélica legión.