21 de febrero de 2008

PESTES

"La merma de los toros de lidia constituye, junto al casticismo y a la actitud esperpéntica de algún aficionado, la mayor peste que asola la tauromaquia". Victor Gómez Pin


Estaba leyendo a Gómez Pin cuando me crucé esta afirmación señalando las causas principales de los males de la fiesta. Por mi parte voy a añadir unas puntualizaciones a cada una de las tres que creo convenientes.


Con la primera de las pestes no hay fallo. Los cuernos cantan como los bubones en las axilas. Nos inunda de tal manera la pituitaria con su fetidez que al salir muchos toros por chiqueros nos dan ganas de irnos a una villa apartada a contar diez historias durante diez días... Como poco...


En la segunda me surgen unas dudas que giran entorno a la palabra castizo. Castizo es algo popular y puro, de buen origen y casta; y aunque supongo que aquí se le usa como antónimo de culto, creo que hubiera sido más correcto el término populachero, más aun que pintoresco, que así a primera vista tiene como sinónimos a voces tales como: kistch, vulgar y curiosamente el anglicismo mass media (que como todos ustedes saben se traduce al lenguaje taurino como Mundotoro)...


Por último los aficionados esperpénticos... Aficionados absurdos, grotescos, contrarios a la razón, sin sentido, chocantes, contradictorios, disparatados... La tercera peste, después de consultar el diccionario, creo que queda desnuda: los que van dando bandazos, los que no tienen claro que "es ésta del toreo de las pocas disciplinas en las que el respeto ultra académico de los cánones conduce al asombro y a la maravilla a quien observa sus efectos". Por eso los que no guardan estos dogmas de ser pasto de la burla, el engaño, y encima presumen de ser buenos aficionados, no son muy diferentes de las ratas que traían la negra plaga.



(Las ratas, los taurinos de toda indole: empresarios, ganaderos, toreros, periodistas, aficionados... dandose el atracón y esparciendo la peste... Al fondo, un gato. ¿La autoridad consentidora? ¿la afición agazapada?).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente GENIAL.
Pgmacias

Anónimo dijo...

Sí, es genial.

La condesa de Estraza

luis dijo...

la peste...
seria vd señor sol y moscas el doctor Rieux de la novela de albert camus ?
no me extrañaria.
y para quedarnos co neste asunto podriamos tambien hacer un paralelo con el aficionado y el mito de sisife que para bien lo utilizo el autor mayusculo de "l'étranger".
empieza la temporada 2008 y tenemos ya a empujar la roca.
aguantara señor SYM hasta la cima ?
o caera directamente a la sima ?
le deseo lo que vd quiera.

un saludo

luis

Anónimo dijo...

Señor Luis, gracias por sacar aquí al Dr Rieux y a Sísifo (acertadísimo). En medio de esta fiesta absurda, el aficionado no tendrá más que cumplir su cometido, su sinsentido... Subir la roca, luchar contra la peste... Más absurdo sería no hacerlo...

Señores Pgmacias y señora Condesa, gracias por sus palabras... Uno intenta no repetirse con el raca, raca, raca...

Sol y Moscas

el papa negro dijo...

"Dejo a Sísifo al pie de la montaña. Se vuelve a encontrar siempre su carga. Pero Sísifo enseña la fidelidad superior que niega a los dioses y levanta las rocas. Él también juzga que todo está bien. Este universo en adelante sin amo no le parece estéril ni fútil. Cada uno de los granos de esta piedra, cada trozo mineral de esta montaña llena de oscuridad forma por sí solo un mundo. El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre.

Hay que imaginarse a Sísifo dichoso."
(Repito el final: "Hay que imaginarse a Sísifo dichoso".
Ha aceptado su condicion humana .
Lo suyo, lo nuestro, ES LA PIEDRA.

Anónimo dijo...

Su Santidad, gracias por poner este punto y final al post. No podía ser más acertado, y es que últimamente no dejo de ver conexiones entre los toros, sus aficionados y las piedras... A ver si consigo llevar estas reflexiones a buen puerto...

Un saludo

Sol y Moscas