25 de abril de 2008

LOS ANARQUISTAS


No llegué a meterme en aquellas tertulias de taurinos del Mundotoro (...) Dejé a un lado aquella torería "oficial", con la que no simpatizaba, y fui a caer en un grupo de viejos y zagalones que se reunian a hablar de toros en unos puestecillos de la red llamados blogs.

Me gustaban los toros y me molestaban los toreros. A medida que me entusiasmaba con el toreo, sentía mayor antipatía por el tipo posmoderno del mocito torero. Yo no sabía entonces si aquella repugnancia mía por esa torería era sencillamente una reacción elemental de orgullo determinada por el desairado papel que hacía entre aquellos aficionados presuntuosos que ni siquiera se dignaban a mirarme, o si realmente respondía a una convicción revolucionaria que me llevaba a combatir desde el primer momento los convencionalismos del arte de torear. Probablemente en el principio fue sólo el despecho, el resentimiento, si se quiere, lo que me apartó de las normas del "Académico" y del escalafón. (...)

Me junté con aquellos viejos y zagalones de los blogs, que tenían la misma actitud protestataria y revolucionaria que yo. Era aquella una gente desesperada, que había roto heroicamente con todo. ¿Taurinos? Ni iban a los tentaderos a lucirse, ni usaban gomina, ni se dejaban ver por los empresarios en los cafes de la calle, ni respetaban prestigios, ni tenían padrinos, ni estaban en camino de conseguir nada práctico en la vida. Eran una gente un poco agria y cruel, que todo lo encontraban despreciable. José Tomás y Ponce eran entonces las figuras máximas del toreo; para la pandilla de los blogs eran dos estafermos ridículos. No teníamos más que una superstición, un verdadero mito que amorosamente habíamos elaborado: el de Rafael Ortega. Lo único respetable para nosotros en la torería era aquella manera de torear que tenía Ortega, de la que nos creiamos depositarios a traves de unas vagas referencias. Todos nos haciamos la ilusión de que se toreaba como toreó Ortega, y con aquella convicción agredíamos implacablemente a los toreros que entonces estaban en auge.

No se crea que incorporarse a aquel grupo de anarquistas del toreo era cosa fácil. Tenía aquella gente un orgullo satánico. Más difícil era entrar en aquel círculo de resentidos que hacerse un puesto entre los taurinos diplomados. Pero yo me sentía atraído irresistiblemente por ellos y a ellos iba, a pesar de sus repulsas. ¿Qué me atraía? No sé. Acaso ese tirón hacia abajo que al comenzar la vida siente todo hombrecito orgulloso cuando quiere afirmar su personalidad y tropieza con el desdén o la hostilidad de los que son más fuertes que él y están mejor situados. Cuando la dignidad y la propia estimación le impiden a uno trepar, no queda más recurso que dejarse caer, tirarse al hondón de una actitud anarquizante. El aire altivo de aquella gente desesperada y su desdén por los valores consagrados, le vengaban a uno de las humillaciones. En definitiva, aquella actitud anarquizante tenía, por lo menos, dignidad y honradez. No conducía a nada; probablemente nos moriríamos todos de asco en nuestros blogs, al que no iban a ir los ganaderos ni los empresarios a buscarnos, pero ¡era tan halagador aquello de despreciar los valores aceptados, desdeñar las categorias establecidas y romper altivamente con el complicado artificio tauromáquico! ¡Nos divertía tanto abuchear y correr a los taurinillos presumidos que se atrevían a entrar dentro de nuestros blogs!

(Siempre que leía este capítulo del libro "Juan Belmonte, matador de toros" escrito por Chaves Nogales me venía a la cabeza cuánto han cambiado las tornas. Ese pequeño grupo despreciado del que habla el trianero pienso que sería hoy en día esa parte de la afición denominada: integrista, purista, rancia... Les deseo lo mejor para su encuentro en Zaragoza, yo no podré disfrutarlo porque estaré disfrutando de otras cosas en Roma. ¡Qué Dios reparta suerte!)

9 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Querido amigo, si que estarás, bamos que estarás. Conmigo.
Y por cierto, que disfrutes por Roma.

luis dijo...

pues ponle de mi parte un candil en la basilica de san pedro que no pueo que soy anticlerical fanatico y gran devorador de eclesiastico como decia georges brassens.
a ver si nos sale un par de corridas anarquista.
en cuanto al traje con las abejas le tengo una foto pero , para mi, con mas sabor a vinagre que a miel. lo lleva rafi camino en este soberbio libro "oro plata" (fotos de peter muller peter).
pero tengo un amigo que tiene mas datos y documentos a proposito del tema.lo que pasa es que vive en lisboa y tarda un pelin en enviarme la cosa.
pero si le interesa la foto de camino puedo copiarla con scanner y mandarlela.
buen viaje.
un saludo.

luis

jose luis marin w. dijo...

pero que grande eres...en nada articulo en nuestro periodico de Jaen

Anónimo dijo...

'PERROMAQUIA' SIN ARTE
Fuente: Diario El País
Autor: Juan Vicente Yago Martí
Enlace: http://www.elpais.com/articulo/opi...
www.juanvicenteyago.blogspot.com


Cierto individuo acaba de ser condenado a cinco meses de cárcel por haber matado un perro a bastonazos. Parece mentira, pero todavía quedan sujetos capaces de cometer tamaña barbaridad. Éste, concretamente, hizo la faena solo, en lugar apartado, escondiendo el espectáculo al resto del mundo, y no hubiese recibido el justo castigo de no ser porque alguien le grabó in fraganti. Las imágenes han servido como prueba irrefutable. Da verdadero coraje verlas. Menudo egoísta: matar un animal sin decírselo a nadie, sin público, solamente para disfrute personal. No cabe mayor falta de consideración, mayor desprecio por el prójimo. Y por si fuera poco, lo hizo saltándose nada menos que la más honda esencia ibérica, la tradición más castiza que hay de los Pirineos abajo: el arte. Porque aquí no se hace nada sin arte, y el de lacerar la carne animal hasta matarla no es uno de los menores. No, señor; no la emprende uno a garrotazo limpio con el primer cuadrúpedo que pilla, pura improvisación, arrebato puro, a lo que salga. La cosa requiere más parafernalia, más adorno, más ceremonia. Son imprescindibles un escenario y un público, una complicada malla de normas, una jerga específica y una presidencia que dictamine la categoría del matachín. No se puede torturar y aniquilar un animal sin someterse a la crítica espectadora. Digo yo que por eso, por faltar al arte y organizarse la venatio a solas, han debido condenar al perrófobo de marras. Otro motivo no creo que haya, estando como estamos en un país donde pervive la bárbara costumbre de sacar un toro a la palestra y contemplar cómo se le cansa y se le hiere hasta que revienta inesperadamente o apura el ritual echando el último aliento ante la histeria de una masa cerril.

Anónimo dijo...

Luis, avise en cuanto recopile toda la info y le doy mi mail para que pueda enviarmela. Muchisimas gracias por su busqueda, ese vestido de abejas, antes o después, lucirá en este blog...

Juan Antonio, maestro... un honor.

Jose Luis, ¿seguro que no se ha equivocado de blog? si es en serio, tengame informado. Muchas gracias por sus palabras.

Al de la "Perromaquia"... sin comentarios, no pensaba responder, pero le dejo algo que he leido hoy a un señor mayor bastante sabio:

"(España) Es un país con una cultura que no estimamos en lo que vale, desconocida en el mundo en buen medida por culpa nuestra..., y desde luego desconocida por los jóvenes. Hay como un desapego negativo, como un fondo de ignorancia... Es un país de enanos, un país de enanos morales".

Un saludo

Sol y Moscas

javier dijo...

¡No todo está perdido! Seguimos...
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hasta que la 'fiesta' de los toros no desaparezca, España continuará siendo un país primitivo, cerval, prehistórico; mucho más atrasado que los países subdesarrollados.

luis dijo...

supongo que nuestro anonimo se fue a teclar anarquista en un motor de busqueda y se encontro con , horror, un enlace taurino.
a mi me gustan los anarquistas , pero el que se atreve a utilisar terminos como "paises subdesarollados" me parece mas ser un bobo de una nueva izquierda que manipula conceptos paridos por unos manejantes de una vulgate marxista mal digerida y mal entendida que tenia uso hace años cuando unos rojos estalinistas se creian revolucionarios y resuelta que eran solamente colonialistas con topicos rancios y casi racista que se escondian a su mismo.ahora o han pasado a nuevas secciones de camisas pardas o son jovenes que no saben.
pues te lo digo anonimo,desarollate primero de esa gran ganga falsera que te hace pensar que hay paises atrasados y otros avanzados sobre criterios dogmaticos y etnocentrados.la tierra es redonda y si sigues asi te vas a morder la cola.

luis

Anónimo dijo...

Luis, dejelo por imposible, no merece la pena... Aunque tenga usted más razón que un santo...

Un cordial saludo, gracias por pasarse por aquí.

Javier... seguimos y seguiremos, Sisifos taurinos...

Un saludo

Sol y Moscas