17 de septiembre de 2008

ESTAFA

(La que voy a liar...)

(No lo veo claro)

(Perera predispuesto)


Perera es un estafador. Se ponía anteayer, en la plaza de Salamanca, delante de sus Vellosinos... dispuesto a triunfar, en torero, firme, confiado, valeroso, inmóvil por gaoneras con el capote, poderoso con la muleta, dando derechazos de mano baja, circulares, naturales, pases de pecho, pegándose el arrimón, tirándose encima a la hora de la estocada, mandando a la cuadrilla en todo momento... como si lo que tuviese delante, lo que trotaba por la Glorieta, fuese un toro. Pero el animal no lo parecía, iba al caballo a recibir un puntazo, no embestía, solo seguía y seguía pasando con la lengua fuera por donde le pusieran un trapo. La gente aplaudía el simulacro y la predisposición de Perera, que así conseguía darle importancia a lo que estaba ocurriendo. Yo sólo quería que matara al animal con cuernos y aquello acabase de una vez. Alguno más a mí alrededor también, para sacar el pañuelo, aplaudir a rabiar, celebrar el triunfo y a continuación de todo eso poder lapidar a Julito a almohadillazos. "Y ahora las almohadillas", decían frotándose las manos y realizando estiramientos de lanzador de disco, no fuese a descoyuntárseles el hombro en el divertimento... Al final de la tarde, tanto entrenamiento surtió efecto y estas volaron hasta el centro del ruedo con buena puntería y relativa facilidad.
¿Qué había hecho Julito para merecer esto? Algunos, los más educados dirían que se inhibió, otros que se cagó en los pantalones, el de más allá que está de retirada, ciertos periodistas escribirán que le salieron toros a contraestílo... Yo tengo mi propia teoría. Creo que Julito y Morante (sí, él también, pero él se libró de las iras del respetable) ayer decidieron no fingir que había toros en el ruedo. Porque no los había. Las "cosas" del Vellosino no lo eran, y sí yo tuviera los cojones de Miguelín (Dios no lo quiso), hubiera saltado desde mi andanada de sol (no pago más por ver este pseudo espectáculo) y hubiera realizado "el gesto" digno de estos bueyes.
Salían los animales y Julito los miraba y decía: "¿Qué es eso?" con el capote entre las manos y semblante contrariado. Muriéndose de verguenza se ponía delante, pero un Aparicio no puede participar en una charlotada de esta índole, y la sangre se le revelaba, y le asaltaban tics faciales, y se le descomponía el rostro. Justo en ese momento decidió que no iba a colaborar en aquella estafa. Puso al animal en el caballo. "Abreviemos" debió pensar, y mandó al picador matarlo. El bicho no era un toro y se le mato fácil. Con la muleta, ¿pa' que fingir? ¿pa' que dar el coñazo?... con la espá, ¿pa' que dar una muerte digna a esta cosa? Y actuó en consonancia. Pero claro, esto era demasiado fuerte para el público. ¿Cómo que no se torean toros en las corridas de toros? ¿Entonces que hago aquí? ¿A que he venido entonces? ¿Me están estafando? El público pasó, como no, a la etapa de negación. "No, a mi no me engañan, esto es un toro y a esto se le puede torear", "no, este lo que está es acojonao y se lo quiere llevar delante mío". Y de ahí, en un paso, al: "este es un hijo de puta", "¡hijo de puta!", "este se acuerda, lo voy a descalabrar al final", etc, etc...


(Pa' que fingir)

(Lapsus de Morante)

(El Arrimón)


Morante tres cuartos de lo mismo. Talón de Aquiles de muchos de los míos, ayer se comportó como un torero y pasó de los Vellosinos. A él, más que descompuesto como a Julito, se le veía decepcionado. "¿¡Cuándo me van a poner un toro!?" y hacía pucheros y mohines, y hacía como que hacía, y como a poco que hace algunos dicen "oooooole", así como profundo, parecía que hacía más de lo que hacía. Pero en el fondo ná de ná, pasando de estafar al personal. Sólo hubo un momento en el que se le olvidó todo esto. Ya se sabe como es el de la Puebla con el percal en las manos. Sufrió un lapsus, se le fue la olla, y dio unas verónicas (sobre todo 2 y una media) que no se merecía el bicho. Porque como bichos los trató con la espada después, no como matador de toros (p.ej: estocadas del Fundi ante TOROS). Los asó hasta la muerte a mojás en la paletilla y el cerviguillo. Y yo no quiero pensar que Morante considere matar así a un toro bravo... De todos modos el público se quedo callado, como sí no hubiera pasado nada extraño. Morante tiene fama de enduendao, de chalao, de genial... tiene bula para no hacer nada, y por ello el público no se sintió tan contrariado como con las clarividentes actuaciones de Julito y se dijeron a sí mismos, tranquilizándose como en una especie de tantra, aunque con alguna pequeña duda rondando en el interior, "Morante es así, los toros son así, esto puede pasar".
Entonces llego Perera, hizo lo que les decíamos más arriba y lo jodió todo. Hizo parecer que esos animales fueran toreables. Hizo creer que lo que allí estaba sucediendo era por lo que habíamos pagado. Hizo como que había un enemigo enfrente. Un enemigo fuerte, bravo y peligroso. Hizo emocionarse a gente a mí alrededor, hizo ilusionarse a gente a mi alrededor, hizo asustarse a gente a mí alrededor... "Menos mal que está Perera" decían, y yo "maldita sea, está vendiéndoles la moto, dando gato por toro junto al resto de trileros...". La gente ya ondeaba los pañuelos. Me levanté y escampé de la plaza. Perera salía a hombros. Exitoso. Vino a mí mente la definición de José Mateos: "El éxito es, casi siempre, una celebración general de los defectos que están de moda".


(Incomprendido)

(Exitoso)

5 comentarios:

kaparra dijo...

Buenos dias Sol y Moscas,la ultima frase me parece perfesta,ahora eso si,yo tambien estaria calentando el hombro para inflar a almohadillazos pero mas que a Aparicio a Morante el elegante,que me parece un farsante.
Ave Sol y Moscas

ventero666 dijo...

kaparra, farsante es Perera, con permiso del mayor farsante de la historia de la tauromaquia, Enrique Ponce, pero Morante no engaña a nadie, cuando está cómodo torea y cuando no mata los toros lo mas dignamente que puede sin arriesgar un alamar pero no engaña a nadie, te podrá gustar mas o menos pero es uno de los tíos mas auténticos que se visten de luces, jamás un farsante.

Anónimo dijo...

eN QUE QUEDAMOS?me estais volviendo loco, uno quiere aprender y si no os poneis deacuerdo no me entero.
Font Vella

"Maestro" dijo...

Ventero, no comparto tu comentario sobre Ponce.¿Le viste en Bilbao este agosto?,¿Te parecio una farsa aquello?... Me ha encantado el post, Julito y Morante han hecho lo que hay que hacer, han sido unos toreros y han actuado con dignidad, como debe ser. Desafortunadamente a las plazas no van aficionados y cada vez vamos menos...para lo que hay que ver... y el pñublico no acaba de entenderlo...

http://terciodevaras.blogspot.com

sol y moscas dijo...

Sr maestro, usted no ha pillado la ironía del post. Aquí lo que intento es ponerlos a todos a parir (se lo merecen). Lo de los "artistas" fue para darles almohadillazos hasta en el carné de identidad. Perera superiooor (¿?) ante eso que le ponen delante... una estafa.

De Ponce no digo nada porque no le ví en Bilbao, pero le tengo bastante tirria...

Señores Kaparra y Ventero... Morante también es medio talón de Aquiles mío (hizo lo mejor de la tarde), pero el otro día, sólo por como entró a matar, fue para ponerle el proximo año a torear novilladas...

Señorita Font Vella. Le pongo un post a ver si le aclaro las dudas...

Un saludo