21 de enero de 2009

GENIUS LOCI







" (...) En ocasiones, la obra de arte obtiene su valor, no tanto por la perfección del objeto construido cuanto por el lugar donde aparece ese objeto: un lugar que se transforma y deja de ser espacio insignificante para convertirse en fuente de significado. La obra de arte da contenido intelectual al vacío.

A veces, la obra de arte en tanto que objeto puede ser muy poca cosa, como el cirio que arde en la oscuridad de la ermita representando a cada una de las diminutas almas que duermen el sueño eterno. La oscuridad de nuestro destino se construye alrededor de la breve llamita del cirio.

Lo mismo podríamos decir de las ruinas de Palmira, otra construcción que no deslumbra por su excelencia arquitectónica o escultórica, sino por la metamorfosis de los peñascos y arenales en los que aparece, exactamente igual que San Juan de la Peña convierte un descalabrado precipicio en poema. O la portentosa escalinata que baja hasta hundirse en el Ganges. O esos ramos de flores que aparecen en algunas curvas donde un motorista dejó la vida.

La Plaza de Toros de Ronda es uno de esos lugares transfigurados. Situada justo antes de llegar al Puente Nuevo que salta ese precipicio llamado el tajo, se construyó a lo largo del siglo XVIII en arenales sin valor para el cultivo. La ciudad antigua ocupa el portentoso promontorio que da sobre el vacío a cuyos pies se extiende el valle cerrado por la serranía, una de las panorámicas más soberbias de Europa. El puente sobre el tajo atrae la mirada hacia esa caída de cien metros que es uno de los antecedentes de las Elegías de Rilke. Aquí, tras numerosos paseos sobre el abismo, se formó el angel terrible que nos aplastaría si acudiese a nuestra llamada.

La plaza de Ronda es un objeto precioso armado con sillares de piedra acarreados de unas canteras prodigiosamente llamadas del Arroyo del Toro. Los dos niveles de columnas toscanas tienen una escala que le hacen sentir a uno en soledad, como durmiendo. Es un anillo acogedor y amable quizás no muy distinto del de una tumba elegida. Esos terrenos que nadie quería son ahora el corazón de Ronda, el lugar que le da sentido.

La Real Maestranza, representada en la actualidad por Rafael Atienza, ha cuidado del lugar durante tres siglos como si fuera, en efecto, un edificio sagrado. Es la plaza más antigua de España, pero es también la más viviente aunque apenas se use para el juego de los toros. No hay otra plaza en España que tenga esa potencia lírica que permite visitarla con recogimiento, como si uno entrara en la Sainte Chapelle.

En sus espacios adyacentes hay ahora, entre muchos documentos de un tiempo alejadísimo, una colección soberbia, la Real Guarnicionería de la Casa de Orleans. También los caballos se transformaban entonces en piezas de inigualable dignidad, cubiertos por los arneses de ceremonia minuciosamente labrados y preparados por los latoneros, los grabadores, los zurradores y curtidores. Gracias al trabajo de estos artistas, de la gente de oficio, los brutos se transformaban en estatuas animadas. La verdadera escultura ecuestre.

Los lugares se transfiguraban, los animales se transfiguraban, el trabajo de los humanos llenaba de signos el espacio abstracto y los cuerpos sin espíritu. Creo recordar que a esa actividad la llamaba Novalis “moralización de la naturaleza”

Nosotros, más sabios, ¿verdad?, más justos, más progresistas, hemos restaurado en su estado natural a los animales, es decir, los hemos preparado para la extinción y el zoológico, al tiempo que cubrimos con cubos de hormigón los arenales. Nuestra función consiste, con toda exactitud, en la desmoralización de la naturaleza (...)". Félix de Azúa.


(Ultimamente he andado un poco negativo, desmoralizado... por eso quiero reconciliarme con la fiesta a través de este artículo (y matando dos pajaros de un tiro reconciliarme también con esa Andalucía que me vuelve loco)... Yo también he andado por esa plaza como por una catedral, con recogimiento y mostrando mis respetos al Uro... Una lección moral construida en piedra por los rondeños)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mí Ronda me toca un poco las narices. Vaya por delante que no he estado, pero...todo ese circo folclorista que montan para dar una corrida de chotillos al año y luego montar una portátil para que los becerristas no mancillen la sacrosanta cátedra del turismo...
Desde este punto de vista, y siendo la Fiesta lo más vivo que conozco, Ronda es para mí lo más parecido a un museo (el lugar donde se guardan momias y trastos viejos que ya no significan nada). Por eso, Ronda no me cae demasiado bien.
Buenos días, Sr. Solymoscas
Desperdicios

el papa negro dijo...

DE “LA MUERTE DE CURRO GUILLÉN”:
COMIENZOS DEL Siglo XIX
(…) 20 de Mayo de 1.820: Ronda está en el punto de mira de los aficionados españoles.
En los carteles se anuncian toros de José Rafael Cabrera, para los matadores sevillanos Curro Guillén y Juan León. Al hacer el paseíllo, algunos aficionados increpan a los toreros, sobre todo a Guillén por tener más fama. Salió el primer toro, de pelo retinto, blando y flaco, con siete años de vida, al que solo le pusieron tres varas (Joaquín Zapata, Sebastián Míguez y José Doblado) y cuatro pares de banderillas (El Fraile de Santa Lucía y Costuras, padre de Cúchares). La corrida discurría con normalidad mientras Curro Guillén toreaba, aunque, desde los tendidos, un grupo de aficionados, dispuestos a entorpecer la lidia, expresaban frases de mal gusto contra los sevillanos; un tal Manfredi, principal alborotador, decía: "Señor Curro, ¿será preciso que lo amarremos a usted?". Era el momento de entrar a matar y Curro Guillén buscaba entre el público al individuo vociferante. Manfredi, amparado de forma cobarde entre el graderío, insistía: "Reciba usted a ese torito". Curro, con la espada en la mano, se fue hacia el toro; estaba nervioso e indignado por las frases de Manfredi, pues deseaba quedar bien y dar una lección de su toreo.
Quizás se dejó llevar por la irritación y propinó a la fiera una estocada defectuosa, un bajonazo contrario; a su vez recibió una cornada en el muslo derecho; el toro se deshizo de él arrojándole contra las tablas, pero, de nuevo, arremetió contra Curro Guillén, enganchándole con el cuerno izquierdo, que se introdujo en su muslo derecho. El color rosa del vestido de torear del sevillano se tornó rojo de su misma sangre. Antes de la segunda cogida, su compañero Juan León se había arrojado a la cuna de los cuernos, siendo enganchado por el hombrillo derecho con el otro cuerno. Llegó el momento en que el toro transportó, hacia el centro del ruedo, a los dos toreros enganchados de sus astas; en los medios los arrojó a la arena. Curro se puso en pie y, con paso vacilante, se dirigió a la enfermería; Juan permanecía tendido en el suelo, algo conmocionado, pero sin lesión alguna.
Al llegar Curro a la barrera, recibió el apoyo de su amigo Francisco Caamaño, contratista de caballos; una vez en el callejón, camino de la enfermería y en los brazos de Caamaño, Curro Guillén expiró”.

FINALES DEL Siglo XX- COMIENZOS DEL Siglo XXI
Corrida goyesca por el Ballet RIVERA ORDÓÑEZ. (Reserve alojamiento y localidades)
(…)Rostros televisivos y políticos se unen en la goyesca de Ronda
Incondicionales como la duquesa de Alba y Belén Ordóñez fueron testigos de la corrida
EFE/RONDA
La corrida goyesca de Ronda celebró ayer su LI aniversario, ante la expectación de miles de turistas y curiosos y convertida ya en punto de encuentro de rostros populares de la política y del mundo televisivo.
--- ¡ Qué peste de tolerancia, que se te acerca suavemente con sus zapatillas cargadas de razón! ---
(Rafael Sánchez Ferlosio)

Anónimo dijo...

Pues eso, Papa Negro, pues eso.
P.D. Yo también gocé de lo lindo ayer con los pecios de nuestro querido amigo Rafael Sánchez Ferlosio. Seguro que el Sr. Solymoscas también los devoró. Tiempo habrá, seguro, para hablar de los mismos.
Un saludo,
Desperdicios

Anónimo dijo...

No sé si es la plaza más antigua de España porque según tenía entendido ese título se lo disputan la Plaza de Las Virtudes (Ciudad Real) y la de Campofrío (Huelva), lo que sí sé es que ya no es "la de los toreros machos" como decía Villalón.

Saludos.

Oselito.

sol y moscas dijo...

Señores... les dejo un post sobre la sangre y el pachulí para que vean que yo también pienso lo mismo que ustedes...

Ese "lugar genial" (de lo que hablaba aquí) lo han convertido en un plató estrella de la españolez (otro tipo de tomatina). En un Disney ibérico "donde todos se besan, todos se admiran, todos se alaban, todos se aplauden, todos se adoran. ¡Pero qué mono todo! ¡Qué lindo es el mundo!".

Va de retro...

(yo también gocé con los pecios)

un saludo a todos

ludo dijo...

basta con ver la piscina del hotel que esta al lao del rondeño redondel. la fiesta brava haciendo "pluf ! ".
un saludo.

ludo