22 de abril de 2010

FUNDAS



"La sabiduría de un toro consiste principalmente en la memoria que tiene de las experiencias que ha corrido; porque el toro no olvida nada, en el conocimiento que tiene de sus cuernos y en su habilidad para valerse de ellos. Es el cuerno el que hace la lidia, y el toro ideal es aquel cuya memoria está limpia de toda posible experiencia de lucha, de modo que todo lo que sea capaz de aprender lo aprenda en la misma plaza, dominado, si el torero lo lidia como tiene que hacerlo, o dominador, si el torero se muestra inhábil o cobarde. Y para que haga el peligro más real y ponga a prueba la destreza del torero para manejar un toro convenientemente, el toro debe servirse de sus cuernos. A los cuatro años el toro ya tiene esa habilidad, que ha adquirido luchandose en la dehesa, único sitio donde puede adquirirla. Ver a dos toros batirse en una dehesa es un espectáculo magnífico. Se sirven de sus cuernos como esgrimidor se sirve del florete. Atacan, paranel golpe del adversario, hacen fintas, bloquean y tienen una puntería que resulta asombrosa. Cuando los dos combatientes saben servirse igualmente de sus cuernos, el combate acaba generalmente como acaba el combate entre dos boxeadores realmente diestros, una vez que todos los golpes peligrosos han sido rechazados, sin efusión de sangre y con un respeto mutuo. No han tenido necesidad de matarse uno a otro para decidir el combate y el toro que pierde es el primero que abandona el campo, reconociendo la superioridad de su rival. Los he visto batirse una y otra vez por motivos pequeños que no llegaba a adivinar; poníancabeza contra cabeza, hacían fintas con su cuerno favorito, entrechocaban los cuernos con gran ruido, paraban los golpes y volvían a atacar, hasta que, de repente, uno de los toros giraba sobre sí mismo y salía al galope.". Ernest Hemingway

Y así debería seguir siendo por los siglos de los siglos, pero no, continuemos riéndonos del guiri borrachuzo y no hagamos ni caso a sus observaciones... Ahora, supongo, la dehesa resonará como si unos locos se hubieran puesto a zurrarse con trozos de manguera entre las encinas. Espero que los ganaderos sólo lo hagan por la pasta de ahorrarse disgustos, eso sería perdonable, porque criar toros minusvalidos a sabiendas no tiene perdón de dios...



(toro con los lomos rajados para orgullo de su ganadero Fernado Palha, foto de David Cordero, el resto, banners incluidos, Campos y Ruedos (Batacazo))