23 de julio de 2007

DIARIO DE RORSCHACH, 22 Julio 2007


He dormido todo el sabado. Me desperté a las 10:37. La casera se queja del olor. Tiene cinco hijos de cinco padres diferentes. Estoy seguro de que estafa a los de asistencia social.
Enseguida será la tarde.
Debajo me encontraré este espantoso tendido, que grita como un matadero de niños subnormales; la plaza.
Muchos toreros han muerto los domingos por la tarde en la plaza.
Alguien sabe por qué.
Ahí abajo...
Alguien lo sabe.
El mediodía apesta a adulteración y mala conciencia.
Creo que voy a hacer un poco de ejercicio...
La primera visita de la mañana resulta infructuosa. Me siento un poco abatido.
La fiesta se muere de rabia. ¿Acaso lo único que puedo hacer es limpiarle algunos espumarajos de los labios?.
Nunca desesperes. Nunca te rindas.
Dejo ahí a esas cucarachas humanas para que discutan sobre orejas y novillos. Tengo asuntos que atender en otro sitio, con una persona de más categoría.
------------------------------------------------------------------------------------------------
El encuentro con Esplá me ha dejado mal sabor de boca. Es un niño mimado y un decadente, ha traicionado incluso sus propios remilgos románticos e intelectuales.
¿Puede ser homosexual?. He de recordarlo para investigarlo más a fondo.
Morante es igual que él. Un fracasado y un blandengue que se sienta a lloriquear en su sotano.
¿ Por qué queedamos tan pocos en activo, con salud, sin desordenes de personalidad ?
Antoñete trabaja en la pseudo-prensa.
El faraón de Camas es un viejo que se ha ido a morir a una zona de veraneo de Andalucia.
Julio Robles murió discapacitado tras su accidente de 1989.
Ortega Cano acabará recluido en un manicomio de Asturias.
Paula se retiró victima de una campaña de difamación tras contratar a un asesino para acabar con su esposa.
A Rafael Ortega lo cosieron a cornadas, y Domingo se retiró en el 54.
Antonio Ordoñez ha muerto.
Hoy tengo dos nombres en mi lista.
Ambos comparten cartel en la plaza de toros de Ávila.
Me presentaré ante ellos.
Me presentaré y le diré al místico indestructible que la muerte debe planear el albero.
------------------------------------------------------------------------------------------------

Algún domingo por la tarde, un torero murió en la plaza.
Un toro lo corneó y cuando golpeó la arena acabó con la cabeza empotrada en el estómago.
A nadie le importa.
A nadie salvo a mí.
¿ Aciertan al decir que todo esto es en vano ?.
Pronto habrá una feria. Decenas de toros moriran atravesados por aceros. Decenas perecerán drogados y desarmados.
¿ Qué importa una muerte frente a tantas otras ?.
Importa porque existe el bien y el mal, y el mal ha de ser castigado. Incluso ante el mismísimo apocalipsis seguiré actuando igual.
Pero hay tantos que merecen ser castigados...
... Y tan poco tiempo por delante...